Sigamos viendo nada mas como nuestros políticos tiran nuestro dinero a la basura

La nueva sede legislativadel senado, ubicada en el cruce del Paseo de la Reforma y Avenida de los Insurgentes, podría ser la nueva adquisición de la UNAM. Ayer por la tarde, el senador Ricardo Monreal Ávila llamó al éxodo desde la tribuna: “¡Por amor de Dios, regresemos a Xicoténcatl”, la antigua sede que abandonaron bajo el pretexto de ahorrarse una feria al tener un lugar propio. Pero el tiro les salió por la culata a nuestros senadores. Un nuevo accidente en sus instalaciones detonó los ánimos y ahora ya todos están listos para agarrar sus chivas y regresar al centro histórico de la ciudad de México.

El inmueble, valuado en más de 3 mil 20 millones de pesos, ha sido una de las obras públicas más costosas y más problemáticas. Elevadores que no funcionan, cañerías que se desbordan, accesos imaginarios para personas discapacitadas, puertas de cristal que se hacen añicos sobre los empleados. De todo ha habido en este “edificio inteligente” que, al parecer, no lo es tanto. Pero bueno, dicen que todo se parece a su dueño, y el IQ de la nueva sede legislativa debe andar puntuando poquito más arriba que la inteligencia promedio de nuestros senadores, a quienes por lo visto no se les da eso de hacer cuentas.

Dijeron que se mudaban a esta megaobra para ahorrar, pero nada más en mantenimiento, limpieza, vigilancia y aseguramiento se han gastado 110 millones de pesos (más IVA). Sin mencionar, claro, que las obras en el edificio aún no terminan. La inversión en la nueva sede del senado, a decir de Ricardo Monreal, “sigue aumentando considerablemente, sin que aún esté claro cuándo se detendrá”. Y es que, insisto, todo se parece a su dueño. Este edificio “insaciable” sólo es comparado con sus estomaguitos que, durante el primer trimestre, se empanzonaroncon 2.5 millones de pesos destinados a alimentos.

Además —los muy cínicos— todavía se quejan de que el espacio es “insuficiente” paracabida a todos los senadores, asesores, administrativos, aviadores y burócratas alegres que viven de ordeñar el erario. La megaobra no está diseñada para albergar a los 2 mil 100 trabajadores del Senado y sus asesores. ¡Héroes de la patria! Que se consienten comprando botes de basura de tres mil 250 pesos. Y así, todo defectuoso, será donado a la UNAM. Institución a la que no le vendrían mal unas cuantas aulas… aunque con goteos tendientes a la inundación, problemas en la ventilación y puertas que se caen —como la que ayer le cayó a la colaboradora perredista Lizbeth Cruz— quién sabe si al caballo dado no se le vea el diente.

Mucho queja y poca acción de nuestros senadores. Quizá, antes de mudarse, debería comenzar a ejercer acción legal contra la constructora y los responsables del diseño y planeación del inmueble. ¿O qué, esos más 3 mil 20 millones de pesos se van a quedar ahí, en la basura? ¿Su cinismo ya es tan grande que ni el teatrito de indignarse nos merecemos?

Fuente: http://vivirmexico.com/2011/09/senadores-proponen-donar-la-nueva-sede-legislativa-a-la-unam

Anuncios

Acerca de marcialmartinez

Asesor de TI
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s