Destaco un pensamiento de otro editor de ALT1040, Alan Lazalde

Y yo no sé ustedes, pero yo no soy una dirección IP. Como no soy un número móvil, ni la dirección de mi casa, ni siquiera mi propio nombre. Si el robo de identidad en el mundo analógico es cosa de todos los días, lo es más en el digital. Así que las leyes que asumen o establecen que una persona equivale a una dirección IP hablan de la rabia, ignorancia y terquedad de quienes las legislan o promueven. Si aquellos insisten en encarcelar gente por descargas ilegales en función de un número tan pero tan vulnerable como la dirección IP, que usen otros argumentos.

Anuncios

Acerca de marcialmartinez

Asesor de TI
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s