Consejos para decorar una habitación infantil

Una habitación infantil transformable

Al momento de elegir la decoración del cuarto del bebé o de los niños hay que tomar varias cosas en cuenta. Aunque parecen obvias, muchas veces se dejan de lado.

  • Hay que procurar gastar lo necesario y no deperdiciar dinero ni tiempo en baratijas decorativas. Aunque sea infantil el objeto debe ser agradable también para los adultos, creo que hay que mantener esa armonía. Excepto que te sobren los millones, mejor utilizar el dinero en educación o salud que en decoración. Por ello es importante que se utilicen buenos materiales que resistan el paso del tiempo y las modas. Muebles eco-friendly o libres de tóxicos pueden parecer muy caros en un principio pero si éstos durarán toda la vida es una buena inversión.

  • Conviene mantener cierta neutralidad al momento de elegir el color de las paredes o los muebles principales para que sean los accesorios los que se puedan ir modificando sin tener que rediseñar todo por completo. Tener un mural con un tren lleno de colores puede ser el sueño de un niño de cuatro años pero probablemente lo detestará a los nueve. La cama en forma de coche no parece tan buena idea si sabemos que habrá que cambiarla en un par de años. No hay que creer que con ello se estimula la imaginación, usemos otros medios y no muebles a lo caricatura simplona.

  • Otro punto a considerar es que los muebles sean del tamaño adecuado para niños. Especialmente el hecho de que ese tamaño va a variar rapidamente. Es mejor una cama grande y poner un escaloncito para subirla que una pequeña que deba desecharse antes de tiempo. Por ejemplo, una silla cómoda sirve para que los adultos interactuén en la habitación (leer cuentos, amamantar, conversar, etc.) y cuando los niños crezcan, ésta se convertirá en su silla personal para el escritorio. De ese modo un mismo mueble continúa vigente.

-Por último, hay que tener en cuenta que alredor de los muebles se puede crear conflicto y que muchas veces se crea un vínculo emocional. Cuando la cama pintada por los niños con forma de castillo deba irse, es posible que a todos en la familia les pueda doler aunque sea un poco. Por eso es preferible un poco de neutralidad (como mencioné en un principio) a que después salga la nueva película de Pixar y tus hijos aborrezcan esa habitación que tanto te costó armar. Para este punto vale recordar la cama de payaso que Homero Simpson le hizo a Bart.

Anuncios

Acerca de marcialmartinez

Asesor de TI
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s